PLAZA DEL SOL, UN ICONO POR DERECHO PROPIO

Hace ya tres días que Madrid se ha transformado por completo. Es Agosto y tradicionalmente el cambio que este mes le proporciona a la capital del estado se ve traducido en calma, descongestión de espacios, calor y grandes grupos de anglosajones fermentando sangría en sus estómagos.
Sin embargo esta vez la cosa ha sido diferente. Desde el desalojo del punto de información que el movimiento del 15M mantenía en Sol (que no acampada como se pretende vender por los medios) un color ha ido invadiendo las calles del centro de Madrid. El azul de las sirenas de las lecheras de los nacionales, de los coches de los policías locales, de las camisas veraniegas de manga corta de las fuerzas de seguridad e incluso el azul de las vallas que cortan plazas y calles de acceso a organismos públicos.

Pero la vista no es el único sentido que nos han querido alterar. El sonido también es un tanto diferente al habitual, más que diferente molesto, porque los helicópteros sobrevuelan nuestras cabezas durante todo el día con un monótono ronroneo que nos recuerda que estamos vigilados y controlados.
En definitiva nos encontramos ante una ciudad sitiada, clausurada por determinados poderes públicos. Esos poderes públicos son el Ministerio del Interior a través de la Delegación de Gobierno y la Comunidad Autónoma de Esperanza Aguirre que por fin ha conseguido lo que tanto ha exigido, el desalojo de los indignados.

Pero la gente que conforma este movimiento no se ha resignado y como si de una isla ocupada por fuerzas hostiles se tratara se ha preparado el asalto, la reconquista. Con las armas de la persistencia, la movilización y la no violencia día tras día los indignados cortan calles como la Gran Vía, montan asambleas espontáneas donde cada uno es libre de proponer, opinar y animar y sobre todo se expresan, haciendo uso de sus derechos; ni más ni menos.
Es vergonzoso ver como se le niega al ciudadano de a pie la libertad, como se vulneran sus derechos por el mero hecho de reclamar tantos otros que le eran arrebatados en lo que se supone un Estado de Bienestar. Y de esta forma nos dan una lección de civismo y solidaridad incalculable. A los grandes partidos volviéndoles locos y a los pequeños demostrándoles como se activa la sociedad civil, como se organiza y lucha, como piensa y como reivindica.

Hemos de respetar este movimiento, animarlo, aplaudirlo y respetar su autonomía. Y sobretodo usar todo aquello que esté en nuestra mano para facilitarle las herramientas que les permitan hacerlo. Y esta exigencia no es desmedida ni requiere procedimientos especiales, tan sólo que los derechos que se nos suponen se cumplan y ejerzan con plena libertad.
Otro hito más de este movimiento, otro pasito adelante, se ha cambiado Madrid en Agosto y nunca volverá a ser el mismo. Esperemos que sea porque ha cambiado a mejor una vez pase esto, pero si de algo podemos estar seguros es que si depende de ellos, de los indignados, sin ninguna duda el cambio se producirá y revertirá en beneficio de todos, de los más, de la sociedad civil.

Yo personalmente no tengo ninguna duda, SOL CAERÁ!
Fdo: Guillermo Ubieto

Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario