ELECCIONES A PUERTA CERRADA.


Este otoño “caliente”, a tenor tanto del tiempo que hace como por el ánimo de aquellas personas tocadas por la crisis contrasta con la frialdad de la reciente campaña electoral, macilenta y carente de esperanza por una buena parte de la ciudadanía. Una campaña que sencillamente muchos han observado desde su sillón y la han dejado pasar como si de una película se tratara. En este devenir de la política, gran parte de sus protagonistas quedan expectantes al paso de una situación que suponen pasará tarde o temprano como si de la peste se tratara, y el interés que se respira es relegarse en sus dominios cruzando dedos para que a uno no le llamen a la puerta y le secuestren su dignidad.

Entre tanto, mareas de gente en las calles reclaman lo que hasta ahora parecía un bien garante de nuestras vidas, el bienestar social.La educación tanto formal como informal recibida durante estos decenios pasados ha sido orientada a formar agentes productivos para dar respuesta a la demanda empresarial y financiera, en vez de preparar personas autónomas y con capacidad crítica.
Resulta evidente que más allá de pintar el país de uno o dos colores (no entiendo por que se hacen con su uso privativo) la intención de quienes nos han representado en su amplia mayoría en el Parlamento es tratar de hacer una campaña sumida en el miedo y la amenaza y de una forma intimidatoria se nos condena a la falsa esperanza de que la solución a esta crisis tenemos que paliarla a base de mortificarnos los de siempre.

Estas elecciones se diría estaban resueltas ya antes incluso de su convocatoria. Da la impresión de que su resultado estaba predestinado de mutuo acuerdo entre PSOE y PP, unos por ceder las riendas incondicionalmente y otros por acogerlas sin tener que hacer nada a cambio. Unas elecciones a puerta cerrada que impresionan ajustadas al derecho de los poderosos, que independientemente de la elección que pueda hacer el pueblo, ya tienen nuestro futuro determinado. En fin, tenemos dos alternativas, o seguirles obedientemente en su naufragio o rebelarse y no participar de sus persuasivas demencias.

Charo Diez Sierra

Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

1 comentarios :

  1. Bien sabéis en IU que quienes os hemos votado somos personas de izquierdas. Solo queremos que no nos falleis con falsos planteamientos de izquierdas. Como dice un artículo más abajo, que el discurso y la acción sean una misma cosa. Con eso, seguireis, seguiremos sumando.
    Enhorabuena por el éxito obtenido.

    ResponderEliminar