“ESPAÑA PIDE PERDÓN”

Este enunciado podría ser un futuro titular en los noticiarios nacionales e internacionales. Un titular que daría un poco más de sentido y contenido a una fecha conmemorativa en la que se aprobó y proclamó la Declaración de los Derechos Humanos un 10 de Diciembre de 1948.

Nuestra Constitución de 1931, en la II República Española, supuso un avance notable en el reconocimiento y defensa de estos derechos, dedicándole casi un tercio de su articulado a recoger y proteger las libertades individuales y sociales del pueblo. Una Constitución decapitada por el brazo ejecutor del franquismo que segó la vida y la dignidad de una gran parte del pueblo español

Una de las consideraciones a las que los estados miembros se han comprometido en esta Declaración es el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre. En ella expresan su fe en la dignidad y valor de la persona humana y en la igualdad de derechos.

España tiene una deuda pendiente en tanto no pida perdón y reconozca el terrible efecto causado por una dictadura de golpe de estado que coartó todo atisbo de libertad y progreso para el país durante su mandato. Se hace necesaria pues, una ley que anule los juicios del franquismo y garantice un entierro digno a todos los defensores de la legalidad republicana que se encuentran hoy esparcidas en fosas comunes por todo el territorio nacional, en sus cunetas, en sus montes, en su memoria.......... Una memoria que retoña con generaciones nuevas que tratan de recuperar aquello que les fue vetado, el conocimiento de la historia, de su propia historia.

Resulta pretencioso considerar acertados los discursos de otros países al aceptar su responsabilidad con el pasado por las actuaciones llevadas a cabo en la violación de derechos universales y no aceptar la nuestra propia. Así podemos ver con buenos ojos que a través del expresidente Johannes Rau, el pueblo alemán pidiera disculpas al pueblo judío, que el primer ministro turco Erdogan ofreciera disculpas parciales por la masacre de Dersim incluso que la Iglesia pidiera perdón por su actuación durante la guerra civil en palabras del expresidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez. Sin embargo, España continúa con una “reacción de duelo” sin resolver.
Hasta que este país no haga frente a su historia, sus tabúes, sus miedos, y no reconozca y asuma sus errores pasados devolviendo la dignidad a las familias de asesinados y desaparecidos, llevando a cabo la reparación moral y el reconocimiento personal y familiar de quienes padecieron la violencia de la Dictadura, no podrá comenzar a hablar de derechos humanos con voz propia.

Charo Diez Sierra

Foto, Propiedad de IU Miranda: Exhumación en Altable.

Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

4 comentarios :

  1. Excelene reflexión, ojalá llegue a concientizar a los seres humanos involucrados en ello.

    ResponderEliminar
  2. no es concientizar, sino concienciar

    no es suscribeté, sino suscríbete

    y españa no se puede pedir perdón a sí misma. sería absurdo

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. no es concientizar, sino concienciar

    no es suscribeté, sino suscríbete

    y españa no se puede pedir perdón a sí misma. sería absurdo

    un saludo

    ResponderEliminar
  4. no es concientizar, sino concienciar

    no es suscribeté, sino suscríbete

    y españa no se puede pedir perdón a sí misma. sería absurdo

    un saludo

    ResponderEliminar