VIVIMOS EN UN GOLPE DE ESTADO

A nadie se le escapaba que con la subida al poder de la derecha la situación de los trabajadores iba a empeorar y el horizonte se oscurecería drásticamente.
Con una mayoría absoluta secundada por la vergonzosa y a todas luces injusta ley electoral (defendida tanto por el PP como por el PSOE) los acólitos de Mariano Rajoy se sienten en posesión de la verdad absoluta y legitimados para aplastar los derechos laborales y sociales que tanto ha costado conseguir.
En este contexto vivimos, a tan sólo unos meses del nombramiento del nuevo gobierno, una de las situaciones más trágicas que se recuerdan en lo que venimos llamando “Democracia” española.

El pasado viernes salía adelante la nueva Reforma Laboral y muchos nos hemos echado las manos a la cabeza. Pues si bien presagiábamos duros recortes de derechos, la tijera de la derecha ha rebasado todas las expectativas y ha borrado de un plumazo todos y cada uno de los derechos y herramientas de las que podía disponer la ciudadanía, especialmente aquellos sectores más vulnerables de la sociedad.
Se ha declarado el estado de sitio y el modus operandi de los conservadores se expande a todos los ámbitos de la vida cotidiana de nuestras comunidades.
Ayer en Valencia las fuerzas de autoridad agredían a alumnos de entre 13 y 16 años de un colegio público en Valencia, el Luis Vives, por concentrarse para protestar por la falta de calefacción y luz en sus aulas.
Hace tiempo en tierras del Turia el inefable Camps era declarado inocente mientras el pasado miércoles un juez era inhabilitado 11 años por combatir la corrupción que se ha erigido como uno de los peores enemigos del estado de bienestar en este nuestro país.
El pasado Viernes se cargaba violentamente contra los ciudadanos y la prensa en una concentración contra la reforma laboral en la madrileña Puerta del Sol mientras la Delegada de Gobierno, Cristina Cifuentes, hacía pública su intención de sacar del armario la “Ley Corcuera”
Hoy las rotativas se hacían eco del empeño de la CEOE en acabar con el derecho a la huelga, pues estando en connivencia con el gobierno se saben ganadores y no desaprovecharán la oportunidad de eliminar todos los obstáculos que les impidan llevarse lo poco que les falta del pastel.
Y la cosa no va a parar ahí. La represión está siendo cada vez más fuerte y las intenciones de los que mandan son claras, aplastar los movimientos sociales, plegarse a los poderes económicos y financieros de la Unión Europea y presentarse como los héroes que acabaron con la crisis. Les da igual dejar tras de sí un país donde las condiciones laborales sean propias de siglos pasados, donde el derecho a expresarse libremente ya no se ejerza y, en definitiva, una sociedad desarmada y empobrecida.

Estamos ante un punto de inflexión muy grave, un ataque directo hacia la dignidad de la gran mayoría de la sociedad. No podemos quedarnos quietos ni un minuto más, nos han usurpado todos los espacios posibles de diálogo, negociación y acción. Tan sólo nos queda la calle, y hemos de estar a la altura, tomar la responsabilidad de defendernos, de hacernos oír, de reclamar lo que por derecho es nuestro y de nuestros vecin@s, compañer@s y paisan@s.
Nos lo están quitando todo y no podemos permitir que se salgan con la suya cómodamente, con la sensación de haber vencido.
Cierto reconocido socialista en el parlamento dijo hace bien poco que la lucha de clases ha dejado de existir, y lo que en realidad quería decir es que la lucha de clases la habíamos perdido, porque él muy bien sabía mientras pronunciaba esas palabras que no sólo existe esa lucha de clases, sino que, gracias a la falta de conciencia de clase él y los suyos la estaban ganando.
Salgamos a la calle y luchemos, por lo que nos pertenece, por lo que todo ser humano merece:
POR LA DIGNIDAD DE LOS TRABAJADORES Y LAS TRABAJADORAS

Guillermo Ubieto.
PCE/IU Miranda.

Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario