16 ABRIL. DÍA MUNDIAL CONTRA LA EXPLOTACIÓN INFANTIL

A Iqbal Masih le arrebataron la infancia cuando empezó a trabajar con tan sólo cuatro años y le privaron de la juventud y de la madurez cuando lo asesinaron con apenas 12, un 16 de abril de 1995. 

En 1959, las Naciones Unidas aprobaron una “Declaración de los Derechos del Niño” que incluía 10 principios entre los que figuraba el siguiente:
Principio nº 9.- 
“El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata.
No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.”

Estos principios eran insuficientes porque no tenían carácter obligatorio. Por ello posteriormente se firmó una Convención de los Derechos del Niño en 1989, convertida en Ley en 1990, cuyos 54 artículos obligan a los gobiernos y definen las obligaciones y responsabilidades de toda la sociedad en general. Los 193 países que la han ratificado (todos excepto Somalia y Estados Unidos) tienen que rendir cuentas sobre su cumplimiento al Comité de Derechos del Niño.

Tal y como recuerda Save the Children   "España es un país de tránsito y destino de niños, niñas y adolescentes víctimas de trata con fines de explotación laboral y explotación sexual", y “entre un 40 y un 60% de los dos millones y medio de personas víctimas de la trata son niños y niñas". 

 El  Artículo 3 del Convenio núm. 182 de la OIT define las cuatro peores formas de trabajo infantil:
  1. Todas las formas de esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, como la venta y la trata de niños, la servidumbre por deudas y la condición de siervo, y el trabajo forzoso u obligatorio, incluido el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en conflictos armados.
  2. La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la prostitución, la producción de pornografía o actuaciones pornográficas.
  3. La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la realización de actividades ilícitas, en particular, la producción y el tráfico de estupefacientes, tal como se definen en los tratados internacionales pertinentes.
  4. El trabajo que, por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo, es probable que dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional fortalecen muchas de las tendencias que contribuyen al trabajo infantil, ordenando a los gobiernos que promocionen las exportaciones y recorten gasto público, entre ellos especialmente el dedicado a educación, para poder seguir recibiendo préstamos.  Todo sujeto a la deuda externa que obliga a programas de ajuste estructural de estos organismos que marcan el camino de nuestro consumo y ahorro.
Una buena parte de los materiales y artículos que se comercializan mundialmente se producen con trabajo infantil. Productos que llevan marcas bien conocidas internacionalmente y que generan insultantes beneficios cargados de sangre, sudor y lágrimas de aquellas personas que no tuvieron la suerte de nacer en un lugar acertado y se enfrentan en su día a día a tratos vejatorios, apaleamientos, horas de trabajo interminables, lesiones físicas y mentales  y, en definitiva, al robo de su  propia infancia y juventud.
Si tenemos en cuenta lo expresado en la Convención de Derechos del Niño en su Preámbulo “Considerando que la humanidad debe al niño lo mejor que puede darle” mucho hemos de hacer para cambiar esta situación que tiene subyugado nuestro propio futuro.   

Fdo.
Charo Diez Sierra..

Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario