RUEDA DE PRENSA DE IZQUIERDA UNIDA SOBRE LA SANIDAD

Este martes, 28 de Agosto, Izquierda Unida Miranda ha ofrecido una rueda de prensa en la que participaron Charo Díez Sierra, responsable de prensa, y Conchi Ortega Alonso, concejala y portavoz municipal en el Ayuntamiento de Miranda.

Charo presentó la situación que atraviesa la Sanidad con las medidas que se están llevando a cabo, concretamente con el copago sanitario y la reciente exclusión de medicamentos de la financiación pública. Posteriormente abordó el efecto que está suponiendo el cierre de varios servicios sanitarios durante el verano.


El Sistema Sanitario Español ha venido gozando de especial consideración y reconocimiento, al igual que la sociedad española. Sin embargo, coincidiendo con la crisis económica se están trasladando a la opinión pública problemas de ineficiencia y funcionamiento con objetivos políticos y económicos tendenciosos.

El gasto sanitario español es de los más bajos de la Unión Europea, y su crecimiento está muy por debajo del resto de países de la OCDE.
El gasto farmacéutico sin embargo en España es muy elevado (supone un 20,4 % del gasto sanitario). Una serie de elementos influyen en esta situación:
• la estructura de costes de la industria farmacéutica.
• La baja utilización de genéricos
• Una prescripción inadecuada
• Insuficiente formación e información independiente de las industrias farmacéuticas
• Un sistema de pago a farmacias que promueven la dispensación de medicamentos a mayor coste
• El elevadísimo incumplimiento terapéutico, que llega al 40 %

La “desfinanciación” de medicamentos impuesta por el gobierno al dictado de la industria farmacéutica, pretende ahorrar 450 millones de euros ( en Castilla y León se estima un 5%, 21 millones). La presión ejercida por Farmaindustria solo busca compensar las “pérdidas” que viene sufriendo el sector, cifradas en un 21.8 % en 3 años.

Desde Izquierda Unida opinamos que no solo está en riesgo el propio funcionamiento del sistema sanitario, sino que además está en riesgo la salud de la población. Y esto ocurre porque:
• profundiza en el repago sanitario, especialmente castigando a enfermos y pensionistas.
• Lanza al libre mercado medicamentos para dolencias habituales. Al perder el control de la Administración sufrirán un importante encarecimiento.
• Supone un riesgo de automedicación de los pacientes.
• Puede tener efecto disuasorio en los usuarios más vulnerables, agravando procesos crónicos.
• Provocará un efecto desplazamiento a otros medicamentos más caros.
• Se prevee un cambio frecuente en la presentación de los medicamentos al estar sujeto a una continua actualización de fármacos financiados a menor precio que van automáticamente asimilándose al catálogo. Este hecho puede inducir a errores en el tratamiento y a la pérdida de adherencia del mismo, especialmente en personas mayores.
• Esta medida es ineficaz. Ya en otros recortes (1993 con el PSOE y en 1998 con el PP) no se consiguieron los ahorros esperados e incluso, aumentaron el gasto.

Izquierda Unida ha interpuesto en julio un recurso de alzada, previo al contencioso-administrativo contra la resolución de los medicamentos excluidos. En él se hacen constar dos circunstancias:
• Dejan de financiarse principios activos de “dudosa eficacia”, pero también otros de actividad demostrada y que son necesarios para tratamientos de patologías crónicas e incluso graves.
• Se incumplen artículos de la Ley General de Salud Pública que reconoce:
- la igualdad de todos los ciudadanos ante políticas de salud
- la falta de evaluación de los efectos que ésta medida tendrá sobre la salud de la población.

Desde es Ministerio se argumenta que “se dejan de financiar medicamentos no esenciales para asegurar el acceso a todos los necesarios para enfermedades que ponen en peligro la vida, sin importar el coste”. Se excluyen 417 fármacos y se da luz verde a la inclusión de 1000 nuevos medicamentos en el catálogo.
Esto se formula desde una grave irresponsabilidad a nuestro juicio y solo favorecerá a la industria farmacéutica que hace pagar los medicamentos más baratos a los usuarios al no resultarles rentables, liberalizando sus precios, y aprovechar la financiación pública de otros mucho más caros.
Además esta exclusión es diferente a otras anteriormente aplicadas, como las de los Programas de Revisión y Selección de Medicamentos I y II en 1983 y 1991, en el que hasta un tercio de fármacos consumidos incluían productos sin eficacia probada o se había demostrado su “no” eficacia. La exclusión actual, por el contrario, se hace por estar destinados a síntomas menores y de corta duración, aunque son efectivos.

Desde Izquierda Unida lamentamos la oportunidad perdida para hacer un recorte de aquellos fármacos de “diseño” que, siendo mucho más caros, no aportar mejoras terapéuticas. Por otro lado, en esta exclusión, se han mezclado fármacos muy eficaces con otros que ya no se recetan desde hace tiempo.

Los datos conocidos apuntan a que a pesar de que el gasto farmacéutico en los primeros meses del año ha sido inferior, no se ha disminuido en nº de recetas facturadas, contrariamente ha aumentado.
También es de señalar el anuncio reciente de la reducción del gasto farmacéutico tras la inclusión de la fórmula del copago que se cifra en un 20 %. En este sentido, tendríamos que tener en cuenta el aumento de recetas de quienes se anticiparon para evitar su pago y por otro lado considerar el cierre de muchos servicios y consultas sanitarias con lo que la actividad de atención se ha frenado de forma considerable durante estos meses de julio y agosto. Realmente para valorar su efecto habrá que tener presente la tendencia anual del gasto.

Respecto a la situación generada tras la reducción de actividad asistencial durante este verano, Charo hace un breve repaso de la lista de espera generada en estos últimos trimestres, en los cuales se muestra un claro incremento no solo del tiempo medio de espera, que se cifra en 76 días el pasado trimestre, sino el aumento de pacientes que aparecen en lista de entre 91 y 180 días (294) e incluso de hasta 365 días (17).
Las últimas medidas aplicadas hacen pensar que esta tendencia aumentará considerablemente y conllevará a una situación que permitirá al gobierno justificar en un futuro medio la intervención de la iniciativa privada para acelerar estas listas de espera. De hecho, aquellas personas que disponen de medios económicos para evitar esas esperas ya están derivándose a esa atención privada.

Posteriormente intervino Conchi Ortega Alonso, recordando que se está pendiente de respuesta por parte del Consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, en referencia a la solicitud de información formulada por el Ayuntamiento relacionada con la aplicación de la supresión de asistencia sanitaria a personas inmigrantes irregulares. Esperamos, que al igual que han manifestado otras Comunidades Autónomas, se oponga rotundamente a la aplicación de esta injusta medida.
Es una irresponsabilidad política, social y sanitaria. Con esta decisión el PP alimenta la xenofobia y el rechazo a la población inmigrante; pone en riesgo la salud de las personas, independientemente de su situación administrativa (inmigrantes y autóctonos), y vulnera un Derecho Humano como es el derecho a la salud.

Izquierda Unida apuesta y reclama una asistencia pública, de calidad y universal para todas las personas. Asimismo, se opone a esta y otras medidas de recortes destinadas a desmantelar el Estado del Bienestar y los servicios públicos, recayendo sus peores consecuencias en los sectores más vulnerables de la sociedad.

Miranda de Ebro, 28 de Agosto de 2012









Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario