34 ANIVERSARIO DE LOS AYUNTAMIENTOS DEMOCRÁTICOS

AÑOS DE EXPERIENCIA DEMOCRÁTICA EN PELIGRO

La Casa Consistorial, la Casa de todas y todos, es el lugar donde se encuentra la administración más cercana: el Ayuntamiento, que hemos ido construyendo entre los vecinos y vecinas durante muchos años, y que en cada pueblo o ciudad tiene unas características distintas. No es sólo un espacio, ni una administración donde tramitar el papeleo, ni el lugar donde se discuten y aprueban cuestiones que afectan a la ciudad, ni el sitio donde están nuestros representantes; es mucho más que eso, es parte de nuestra historia, de nuestras decisiones, de nuestros aciertos y errores; y queremos que siga siendo parte de nuestro futuro, el que queramos construir entre quienes vivimos en cada pueblo y ciudad.
El 3 de abril de 1979 se celebraron las primeras elecciones municipales, tras el golpe de Estado franquista; un momento que muchas personas vivieron con emoción y esperanza después de más de cuarenta años de dictadura. A partir de ahí el camino ha sido largo, muchas personas, en representación de sus vecinos y vecinas, han participado en los diferentes gobiernos municipales. Han invertido su tiempo, sus saberes, sus ilusiones, en transformar sus ciudades y pueblos, en crear más y mejores servicios, en responder a las necesidades que la ciudadanía demandaba.

El papel que han desempeñado los ayuntamientos democráticos a lo largo de estos 34 años ha sido fundamental en la consolidación de la democracia, en el avance de los derechos sociales y en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Los ayuntamiento son, sin duda, el lugar donde mejor se refleja el pluralismo, y donde la participación ciudadana es mayor.

El actual Gobierno del Partido Popular, en su afán de recentralización ha lanzado un ataque sin precedentes a los gobiernos municipales, proponiendo una reforma de la administración local que atenta contra la autonomía municipal, despreciando la experiencia democrática de los gobiernos municipales y los avances conseguidos durante estos años.

Una propuesta basada en la reforma del artículo 135 de la Constitución Española, aprobada, en septiembre de 2011, por el PSOE y el PP, que recoge el principio de estabilidad presupuestaria como principio rector de todas las administraciones públicas; una obsesión a la que se somete ahora a la administración local, sin contemplar las consecuencias sociales que puedan derivar: eliminación, deterioro y privatización de servicios, con la consiguiente exclusión de gran parte de la ciudadanía a los mismos.

La clave de esta reforma es el debilitamiento de la democracia local a través de la reducción de las competencias, anteponiendo los principios financieros sobre cualquier otra consideración; fortaleciendo una institución decimonónica y clientelistas como las Diputaciones provinciales.

Con la aplicación de esta reforma los ayuntamientos no podrán desarrollar políticas de igualdad entre mujeres y hombres, ni políticas de desarrollo económico; los servicios sociales quedarán reducidos a elementos de información y gestión de ayudas de emergencia social, (puro asistencialismo), desaparecerán las competencias en materia educativa, sanitaria y de protección del medio ambiente. Vamos, poco más o menos lo mismo que el gestor de una comunidad de vecinos grande. La Administración Local queda despojada de lo que le es más propio: la organización de una pequeña (o gran) comunidad socio-política.


Esta reforma pretende el desmantelamiento de la referencia más cercana a la ciudadanía, el primer nivel de acceso a la representación popular, y lo sustituye por la eliminación de competencias y servicios consolidados, así como por una ausencia de financiación que aboque a la privatización de los que queden.

Después de 34 años de experiencia de ayuntamientos democráticos, el Gobierno del PP pretende destruir el modelo de municipalismo constitucional, criminalizando e interviniendo a los Ayuntamientos, y despreciando la labor de miles de concejalas y concejales, alcaldes y alcaldesas, y sobre todo coartando la participación en la vida social y política de la ciudadanía. En estos momentos, en los que el debate sobre la brecha entre la políca y las necesidades de la ciudadanía está más vigente que nunca, el Partido Popular, quién convenientemente se ha esforzado en alimentar este debate, pone en práctica una estrategia que precisamente busca hacer de esa brecha una barrera insalvable.

Miranda de Ebro a 2 de abril de 2013

Fdo.: Conchi Ortega Alonso
Portavoz de IU en el Ayuntamiento de Miranda de Ebro






Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario