REMEDIOS QUE MATAN.

Recogemos en este BLOG, por su interés, un buen artículo de Carlos J. López Inclán
Secretario General de FSC-CCOO de CyL


Durante los últimos años, empieza a ser una costumbre, los meses de agosto son aprovechados para, desde diversas instancias de los poderes públicos y económicos, lanzar propuestas que justifican la posterior puesta en marcha de medidas que socavan, aún más, el Estado del Bienestar.
Este año los afectados son los salarios de los trabajadores y trabajadoras españoles que, al parecer, son “muy altos” para nuestras posibilidades.
Lanzó la propuesta, la semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI), siendo Olli Rehn, Vicepresidente Económico de la Comisión Europea, el encargado de poner la voz autorizada de las instituciones europeas.
La propuesta, exclusiva para el estado “soberano” español, liga de forma directa la reducción salarial de un 10% con la creación de empleo, advierte de la responsabilidad de aquellos que la rechazan utilizando como rehenes a los millones de jóvenes en situación de desempleo y concluye que dicha medida a través de la mencionada creación de empleo reactivará el consumo y como consecuencia el conjunto de la economía.
La primera impresión sobre la propuesta es que no tiene nada de científica y adolece de un completo desconocimiento de la realidad de nuestro país, es decir, la primera conclusión es que es una propuesta meramente ideológica.
Aquellos que tenemos algún conocimiento del funcionamiento de las relaciones laborales en España tenemos algunos datos, nada empíricos, de cómo ha actuado la moderación salarial en el actual periodo de crisis. Los datos de crecimiento del desempleo no se han suavizado pese al retroceso del 6% de los salarios reales, desde 2010.
También sabemos que en el marco de la negociación colectiva la moderación salarial en empresas y sectores sirve, generalmente, para el mantenimiento del empleo y no para la creación de más empleo (en el ámbito sectorial, además, difícilmente controlable)
En un informe del Consejo Económico y Social del pasado mes de febrero: “Distribución de la renta en España. Desigualdad, cambios estructurales y ciclos”, donde se analiza la distribución de la renta en nuestro país, en el periodo de 1985 al 2011 (lectura que recomiendo al señor Olli Rehn y sus amigos del FMI), el capítulo de conclusiones es sumamente clarificador y contradice de forma radical esta curiosa propuesta de rebaja salarial.
En primer lugar concluye que en el periodo analizado, la remuneración de los asalariados ha perdido peso sobre el PIB, con un comportamiento procíclico, es decir con mejoras leves en los momentos de expansión y caídas intensas durante los periodos de crisis.
Igualmente, señala que en los momentos de mayor crecimiento en el empleo, el avance de las rentas salariales ha sido muy reducido, y esto es debido a que, en el caso español, el empleo tradicionalmente creado es de bajo valor añadido, lo que apenas produce ganancia en la participación de los salarios en la renta, mientras que lo realmente importante es la calidad del empleo creado
Añade que la combinación de inflación y moderación salarial reduce el poder adquisitivo, incrementa las desigualdades y no permite registrar avances suficientes en el consumo privado.
En cuanto a los beneficios empresariales especifica la existencia de una caída sostenida hasta el comienzo de la crisis del pago de intereses y un paralelo aumento de la parte destinada al reparto de dividendos.
Frente a esta propuesta del FMI y del vicepresidente de la Comisión otros pensamos que los males de nuestra economía se basan fundamentalmente en el modelo económico y productivo. Son necesarias medidas de refuerzo en cuatro a aspectos fundamentales: I+D+i, formación y cualificación profesional, inversión y mejora de la financiación y, sobretodo, el cambio de la cultura empresarial actual (problema del que se habla poco y que tiene una importancia trascendental en el modelo económico presente). Este tipo de medidas sí que posibilitarían la creación de un empleo de mejor cualificación, mayor calidad y mayores salarios.
Las consecuencias de una medida de rebaja salarial como la propuesta, lejos de mejorar la situación económica provocaría un menor ingreso fiscal (sinónimo de nuevos recortes), la puesta en peligro de la financiación del sistema de Seguridad Social y de pensiones, una recaída en la crisis financiera (antesala del corralito), en definitiva profundizar en el sufrimiento en que se encuentran una gran parte de la sociedad española.
Si este es el remedio del señor Olli Rehn seguramente es que él y otros muchos como él son parte de la enfermedad. Mi recomendación terapeutica es que se tomen un descanso veraniego, que lo empleen para hacer una profunda reflexión sobre sus propuestas. De paso nos evitarán al resto de los mortales el martirio de sus ocurrencias.

Carlos J. López Inclán
Secretario General de FSC-CCOO de CyL



Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario