PLENO MUNICIPAL 27 FEBRERO INTERVENCIONES GRUPO MUNICIPAL IZQUIERDA UNIDA (II)

Punto nº 9 del orfen del día:
Moción del Grupo Municipal de Izquierda Unida de Adopción de Medidas para Prevenir la Pobreza Energética.

La prolongada y dura crisis económica ha contribuido a que se comience a popularizar un nuevo concepto de pobreza, que no se ve, que se vive en la intimidad del hogar y que pasa casi inadvertida por la mayor atención (relativa), que captan otras formas de pobreza más visibles en estos tiempos de crisis. Un tipo de pobreza que hasta ahora parecía invisible en España y que según un estudio publicado por la Asociación de Ciencias Ambientales la sufren ya unos 4 millones de personas en nuestro país. Se trata de la Pobreza Energética: una fría realidad.

La pobreza energética se define, como la dificultad de mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud (18º a 20º grados en invierno), o lo que es lo mismo, la incapacidad de un hogar para pagar una cantidad mínima de servicios de energía, para cubrir sus necesidades básicas.

Luz, gas, calefacción…. las facturas se han convertido en una auténtica pesadilla para muchas familias que sufren la crisis, y ven como mes tras mes, se acumulan las facturas impagadas. Acumular tres facturas impagadas acarrea el corte del servicio. En España, y sólo en el 2012, se han producido 1,4 millones de cortes, de suministro de energía eléctrica, el doble que el año anterior. Miles de familias tienen que plantearse a diario un dilema terrible, pagar la comida o pagar las facturas de la luz.

El aumento del paro, las subidas de impuestos, la reducción de los salarios y los recortes impuestos por el PP, han agravado la situación de pobreza energética en nuestro país. La Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2012, refleja que cerca del 18% de los hogares españoles no tienen para calentar su casa, por falta de recursos económicos, un 4% más desde 2007 y según los expertos se prevé que esta cifra aumentará en los próximos años.

La pobreza energética es otro rostro de los recortes a los que estamos siendo sometidos por parte del Gobierno del Partido Popular. Tres son las causas que han agudizado esta situación:

La primera, el bajo nivel de ingresos. Diferentes estudios muestran que en aquellos hogares cuyos miembros están en paro o perciben algún tipo de ayuda o prestación social, incrementa la probabilidad de pertenecer a un hogar con problemas para hacer frente a los costes energéticos esenciales para un bienestar en el hogar. Según datos de Eurostat, España registra la segunda mayor tasa de desempleo de toda la UE, un 25,8% sólo por detrás de Grecia con un 27,8%.el desempleo

La segunda, la calidad de la vivienda en cuanto a su eficiencia. Más del 50% de las viviendas en España están construidas sin ningún criterio de eficiencia energética, y al menos un 16% presentan humedades, goteras o problemas derivados de un mal aislamiento. El derecho a una vivienda digna también incluye el poder mantener la casa a una temperatura adecuada para la salud.

La tercera, el coste de la energía. España es el país de la Unión Europea con los precios de la electricidad más caros, después de Irlanda y Chipre, y uno, de los que mayores aumentos han sufrido en los últimos años. Cuatro subidas durante el 2013, propiciado por una normativa que blinda los beneficios de las grandes empresas del sector, en detrimento de los intereses de la ciudadanía. Desde 2002 la factura eléctrica ha subido en España, un 104% según los datos de Eurostat de 2013, lo que, unido a la crisis económica, agrava la dificultad de afrontar la factura energética de las personas más vulnerables, haciendo crecer con fuerza la pobreza energética y los cortes de suministro.

Este nuevo rostro de la pobreza tiene un impacto profundo en la vida de las personas. La carencia de calefacción o de calor afecta a la higiene y a la salud, tanto física como mental y genera aislamiento y exclusión. Además, se sabe que es también, una de las causas del aumento de la mortalidad, causada por enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre personas mayores de 60 años, durante los meses de invierno.

El Informe de Sostenibilidad en España del 2012, estima que en nuestro país la pobreza energética es responsable de unas 2.300 muertes prematuras anuales en invierno, cifra muy superior a las víctimas mortales de accidentes de tráfico en carretera, que se situaron en 1.128, en 2013. También sitúa a España como uno de los países de Europa con más mortalidad adicional en invierno, con más de 20.000 muertes prematuras, de las que entre un 10% y un 40% se debe a la pobreza energética.

En Castilla y León 73.275 familias reconocían que no podían mantener su vivienda con una temperatura adecuada, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En nuestra ciudad, Cáritas y Cruz Roja atendieron en el 2013, a un total de 137 familias que no podían hacer frente al pago de los suministros básicos como el agua, la luz o el gas.

En diciembre de 2013 el PP rechazaba en solitario la iniciativa presentada en el Congreso por la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) con medidas para prevenir la pobreza energética, entre las que se encontraban entre otras, una tregua invernal en el corte del suministro de electricidad, gas o agua, por impago, para las personas en riesgo de exclusión social o el iva reducido para el gas y el butano. Ni toda la oposición junta consiguió que estas medidas fuesen debatidas.

Las respuestas a las crisis son opciones políticas. Las que no priorizan la justicia social, generan más desigualdad y más pobreza. En los últimos años se han venido adoptando políticas, que claramente benefician a quienes más tienen, aumentando de esta forma la brecha entre personas ricas y pobres y creando un mundo donde sólo 85 personas, tienen tanto dinero como la mitad de la población mundial. En muchos lugares los ricos no sólo ganan más, sino que también pagan menos impuestos, así lo demuestra un informe realizado recientemente por Oxfam Intermón donde destaca que hay más desigualdades que nunca. También pone de manifiesto como España “no escapa a esta dinámica”, así las 20 personas más ricas tienen el mismo patrimonio que el equivalente a 5 millones de personas.

La energía es imprescindible para el buen desarrollo social y económico de un país, y el acceso a la misma debe considerarse como un servicio público fundamental e imprescindible que permite a las personas tener una vida digna.

Sin duda el sistema eléctrico español, es uno de los grandes y graves fracasos de los distintos gobiernos españoles en las últimas décadas.

Los distintos cambios regulatorios que ha puesto en marcha el gobierno no han solucionado el problema del déficit, al contrario han agravado el drama social, económico y ciudadano que significa el insoportable encarecimiento de la factura energética. Mientras las cinco grandes compañías que integran la patronal UNESA, han declarado 7.638 millones de euros de beneficio neto en los nueve primeros meses del año.

Según expertos en energía y asociaciones de consumidores, dar al interruptor nos seguirá saliendo más caro, a partir de abril, cuando entre en vigor el nuevo sistema de tarifación eléctrica, una vez más es “otra huida hacia adelante” mientras no se aborde una reforma en profundidad del sector.

Por todos estos motivos pedimos el apoyo a esta moción.

Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario