HOMENAJE A FÉLIX PADÍN

Hoy hemos despedido a una gran persona, a un gran amigo y a un gran luchador. A sus 98 años Félix Padín nos ha dejado, una referencia del anarquismo y símbolo de lucha contra el franquismo.
Felix nació en Bilbao en 1916, y a los 14 años comenzó su militancia en la CNT, pertenciendo a grupos de acción durante la República. Al tener noticia del alzamiento fascista se alistó como voluntario, y el mismo 18 de julio con otros compañeros partió hacía Otxandiano, donde días después fue testigo de uno de los primeros bombardeos de la guerra. Fue miembro de los batallones Durruti e Isaac Puente, del que llegó a ser teniente y luchó en diversos frentes, destacando la batalla de Villarreal.
En junio de 1937 fue hecho prisionero en Arrigorriaga, y si bien no fue fusilado, fue el comienzo de seis años de sufrimiento en distintos campos de concentración, entre ellos el de Miranda, y batallones de trabajadores. Fueron años de sufrimiento, malos tratos, enfermedades y hambre, pero como a él le gustaba resaltar “Nos quitaron todo, menos la dignidad”.
Fue de nuevo detenido por participar en la huelga general de 1947, tuvo que abandonar su Bilbao natal por motivos laborales y se estableció en Miranda. Aquí fue uno de los refundadores de CNT en los años setenta, y hasta su fallecimiento siguió siendo un militante activo.
A su vez siempre estuvo presente en todos los actos relacionados con la memoria histórica, ya que su intención era transmitir a las nuevas generaciones su sufrimiento y su lucha, para que estas siguieran su camino. En agosto de este año pudo declarar en la querella argentina contra el franquismo, y si bien resaltaba que en España no había habido justicia desde que cayó la República, confiaba en sacar a la luz la represión franquista.
Como decía Bertolt Bretch “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. Felix sin duda alguna ha sido uno de los imprescindibles, un ejemplo de dignidad, coherencia y lucha, que a pesar de no estar presente físicamente permanecerá siempre entre nosotros.
Testamento (mi muerte)
Cuando vengas tu, supremo día, ya no quiero en
torno mío, llantos, quejas ni ayes, no sagradas
preces, no rituales pompas, no macabros cirios
verdes, no siniestra u hosca faz de bonzo ignario.
Quiero morir consciente y libre, en medio de frescas
rosas, lleno de aire y de luz, mirando al sol.
Ni mármol quiero yo, ni tumba, pira griega
casto y puro fuego, abrasa tu mi podre: viento
alado, lleva tu mi polvo al mar, y si algo en
mi no muere, si algo al rojo fuego escapa, sea yo
fragancia, polen, ritmo, idea libertaria.
Felíx Padín Gallo

Sobre IU Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario