Montefibre abrirá aunque no se logre un acuerdo con Endesa.

No cierran la puerta al diálogo, más bien al contrario, Praedium está dispuesta a seguir negociando con Endesa para alcanzar un acuerdo sobre el pago de la deuda contraída por Montefibre. Pero, al mismo tiempo, el grupo inversor no tiene intención de variar un plan de trabajo que prevé para final de verano la puesta en marcha de la planta de la carretera de Logroño. Su objetivo pasa por empezar la producción de Leacril –nombre comercial de una fibra textil sintética de poliacrilonitrilo– durante la segunda quincena de septiembre y, para que eso pueda ser así, «llevamos dos meses trabajando en un mix de productos que permitirá arrancar la producción sin la necesidad de la cogeneración».
La alternativa la ha puesto sobre la mesa, Juan Carlos Rovira, consejero delegado de Montefibre, aunque tal y como él mismo ha reconocido, el no hacer uso de la planta de gas supondría «un mayor coste y un mayor esfuerzo por nuestra parte». Pero como ya han manifestado en anteriores ocasiones, «nuestra prioridad es la viabilidad del proyecto, que no puede depender exclusivamente de Endesa».
El preacuerdo de Praedium con la eléctrica tenía como objetivo el intentar acelerar el arranque de la actividad en Montefibre y la puesta en marcha de la cogeneración. Una opción que, en opinión de Praedium, se ha visto truncada porque «el borrador que Endesa esperaba firmar no se asemejaba al que de buena fe se creía haber cerrado».
Una diferente interpretación sobre el tipo de documento que iba a servir para dar forma al acuerdo ha alejado a ambas partes, hasta el punto de que la semana pasada la eléctrica llegó a dar por roto el pacto alcanzado en abril y hablaba de volver al punto de partida. Las discrepancias se concretan en si Montefibre tiene que empezar a pagar su deuda en 2017, como entiende la energética, o en 2018, ejercicio por el que apuesta el grupo inversor.
El adelanto del plazo para iniciar el abono de la cantidad adeudada «ponía en un peor lugar a Montefibre al reducir en un año la carencia y los términos del pago de la deuda», estimada en el 70% de los siete millones que Montefibre dejó pendientes de pago antes de parar su actividad en abril de 2013.
Abiertos al diálogo
Un acuerdo de quita que beneficiaba a Endesa frente al resto de los acreedores, que asumieron una quita del 60% de la deuda, el doble del porcentaje aceptado por la eléctrica. Pero a cambio, la empresa renunciaba a los privilegios ligados con la cogeneración y a esa prenda que históricamente le daba prioridad en el cobro frente a otros acreedores. Eso sí, para asegurarse el ingreso de lo acordado había pedido que se suscribiera un acuerdo notarial en el que se hicieran constar garantías hipotecarias.
Eso fue hace casi tres meses, pero durante el tiempo transcurrido no se ha formalizado el MOU (memorándum de entendimiento) comprometido para sellar un acuerdo cuya firma a día de hoy parece inviable. Aunque Praedium ha vuelto a insistir en su voluntad de conseguir un pacto con Endesa en beneficio de Montefibre para garantizar su viabilidad».
Pero, al mismo tiempo y, de manera paralela, va a seguir trabajando para poner en marcha una planta que lleva parada casi dos años y medio. Espera arrancar «a finales de verano con una plantilla de unos 120 trabajadores». Algunos de ellos ya han sido llamados para su incorporación a un grupo que irá creciendo en función de las tareas a realizar y las fases de actividad. También se ha iniciado el proceso para contratar nuevo personal con el que cubrir puestos que, hasta ahora, no existían en el organigrama de Montefibre pero que sí están en Nylstar, modelo que Praedium quiere replicar en Miranda.
 Fuente: Elcorreo

Sobre Izquierda Unida Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario