DESDE IU DENUNCIAMOS EL CIERRE DE CAMAS DEL HOSPITAL Y EL ATAQUE A LA SANIDAD PÚBLICA DE MIRANDA



Recientemente la Gerencia del Hospital Comarcal Santiago Apóstol anunció el cierre de la planta Materno-Infantil-Ginecología y las 24 camas disponibles en dicha planta por un mes, del 17 de Julio al 18 de Agosto.
Esta medida no es nueva y el cierre de plantas durante la temporada estival se viene produciendo sistemáticamente en los últimos años: en 2014 el cierre afectó a la planta Quirúrgica-2, en 2015 fue el turno de la planta de medicina Interna y en 2016 Quirúrgica-1
La justificación que se argumenta desde la dirección del centro es la necesidad de realizar obras de mantenimiento y la disminución de patología grave nos resulta alejada de la realidad y la valoramos como una excusa con la que esconder las carencias existentes y así evitar responsabilidades.
En primer lugar porque las obras de mantenimiento (pintura de habitaciones y pasillos, reciclaje de habitaciones, reformas en baños...) se realiza por el personal de mantenimiento durante gran parte del año y en segundo porque el verdadero problema que no se quiere atajar es el de la adecuada planificación de sustituciones y cobertura de vacantes en la plantilla sanitaria.
Estamos por tanto ante un problema de programación y previsión del servicio, que ante la falta de facultativos, mala planificación de sustituciones, una plantilla demasiado ajustada y sobrecargada de trabajo genera una carencia objetiva del servicio y la consecuente perdida de calidad en un servicio esencial que afecta a nuestra salud.

                     PROBLEMAS DEL CIERRE DE LA PLANTA DE MATERNIDAD:
El cierre de esta planta supone el traslado de los y las pacientes materno infantiles a la planta Quirúrgica 1,unificando temporalmente Pediatría-Ginecología y Obstetricia con Cirugías “limpias y menores”. Siendo derivados el resto de pacientes a la planta Quirúrgica-2, que actualmente recoge Oncología y Medicina Interna. A todo ello hay que añadirle el cierre de un quirófano de los disponibles en las instalaciones.
Esto genera un problema serio ya que, entre otras cuestiones, en propias palabras del gerente del Hospital “Los niños no se pueden mezclar con todo tipo de pacientes” y es que la unificación temporal de esta planta con la Quirúrgica 1 (Q1) conlleva los siguientes riesgos:
  • La atención infantil requiere unos estándares diferentes a los de los adultos (medicaciones, preparaciones de pruebas…..) que requieren personal especializado, formado y con experiencia sufieciente.
  • Se desconoce el tipo de patologías de adultos con el que compartirán espacio ya que no se han llegado a concretar por parte del centro. En todo caso puede suponer un problema de descanso y recuperación tanto para los pequeños como para quien ha sido intervenido quirúrgicamente. Además algunas patologías pueden comprometer la inmunidad de los recién nacidos y se corre el riesgo de infecciones mutuas entre pacientes adultos e infantiles y viceversa
  • La planta Quirúrgica 1 no está dotada de sistema de ventilación adecuado y las temperaturas que se alcanzan son inadecuadas para los pacientes ingresados y sus acompañantes que habitualmente se tienen que dotar de ventiladores particulares para aliviar las altas temperaturas en verano
  • La derivación del resto de pacientes y patologías a la planta Quirúrgica 2(habría que concretar aquí por parte del centro que cirugías van a trasladar a esta planta) conlleva una sobresaturación de una planta que se llena cada verano por la escasez de camas.
Pero además a esto hay que añadirle los problemas que generan el cierre de plantas, independientemente de la especialidad que albergan, que sindicatos, pacientes y profesionales ya han denunciado reiteradamente:
  • Enfermeros/as obligadas a trabajar en unidades donde no están especializadas
  • Pérdida de calidad asistencial a la población.
  • Gran presión para los profesionales
  • Profesionales (especialmente enfermería) que se ven sujetos al cambio de su turno y vacaciones ajustándolos a los equipos donde se les asignan
  • Cierres que se producen año tras año por falta de sustituciones de profesionales que cojan vacaciones (atiende a una falta de previsión del SACYL)
  • En población rural, alta demanda por aumento de la población que pasa de vacaciones. Recordemos que nuestro Hospital es Comarcal y atiende no solo a Miranda sino a toda la comarca
  • La saturación de camas en el Hospital hace que se prioricen los casos y probablemente envíen, como ya se ha hecho, con antelación a pacientes prioritarios, con los problemas que conlleva de posibles recaídas, recuperaciones complicadas etc...
Las excusas tradicionales que utiliza la Administración sanitaria, como la falta de profesionales, el reciclaje de las habitaciones, la disminución de patología grave u otras parecidas, no pueden justificar esta situación puesto que “todo es cuestión de programación y previsión” para seguir ofreciendo una asistencia sanitaria pública de calidad.
                                                          OTROS PROBLEMAS:
  • Obras de remodelación del hospital no han sido orientadas a mejorar la estancia hospitalaria y mejorar los lugares de trabajo sino una mera imagen de galería (pasillos, Cristalera,…) que no aportan mejorar la situación del paciente ingresado. Solo se pensó para ampliar las consultas. Ejemplos de ello son la cristalera que provoca un aumento del calor acumulado en el centro elevando la temperatura de forma preocupante o la falta de ascensor que de acceso a los archivos donde se guardan los expedientes y que ha provocado que los trabajadores y trabajadoras tengan que hacer largos recorridos adicionales.
  • Falta de facultativos. Supone un gran problema a la hora de atender a pacientes que han estado esperando una larga lista de espera y de repente se encuentran con la incertidumbre de su proceso. En Miranda se ha podido observar esta situación en especialidades como la de cardiología, oncología, dermatología y rehabilitación
  • El Aumento de la cartera de servicios no acompañado del correspondiente aumento de la plantilla de profesionales, sobrecargando y saturando el servicio. En nuestra ciudad se han conseguido servicios que antes no se prestaban como el Hospital de Día u Oncología pero la plantilla y las infraestructuras no se han aumentado ni adecuado a este aumento de servicios (que por otro lado eran y son necesarios)
  • Esta falta de sustituciones y de facultativos afecta de forma significativa también a los centros de salud de la ciudad, donde la falta de cobertura de las bajas, vacaciones y sustituciones provocan verdaderos quebraderos de cabeza al servicio sanitario de atención primaria
  • Maquillaje de listas de espera: en lugar de solucionar el problema de las largas listas de espera se optó por cambiar los índices de valoración para ocultar la realidad, además de ocultar los problemas de lista de espera de las consultas y de las pruebas diagnósticas que son muy graves.


Ante esta situación la adminsitración autonómica y la dirección del servicio se escuda en los elevados índices de calidad que arrojan las encuestas. Esta trampa tiene su explicación en el sobre-esfuerzo que realizan los profesionales para llegar a cumplir objetivos de calidad asistencial a pesar de tener escasos recursos humanos y materiales. Situación extraordinaria de esfuerzo que se paga con perdida de condiciones laborales llevando al estrés, la fatiga, insatisfacción y reducción en la calidad de atención que debería darse.
Unas carencias y medidas políticas de gestión del servicio que responden más a una estrategia para evitar contratar sustituciones que a cualquier otra causa: las obras no requieren el cierre sistematizado de una planta, de hecho se realizan trabajos mientras están ingresados los pacientes durante el resto del año.
A su vez otro problema central es que la falta de facultativos no es una prioridad para este gobierno regional y central, que conoce el problema desde hace muchos años y opta por la via de externalizar servicios antes que preparar el personal suficiente para dotar de recursos humanos un servicio público como es la Sanidad.
                                                      NUESTRA PROPUESTA:
1.- Exigimos se cubran de forma adecuada la plantilla de profesionales del sector sanitario tanto en el Hospital como en los Centros de Salud (Este y Oeste) Así como una correcta programación y planificación del sercvicio (sustituciones, bajas, vacaciones…)
2.- Inversión adecuada en las infraestructuras sanitarias y la adecuada programación de los trabajos a realizar sin cierre sistemático y anual de plantas.
3.- Ampliación del Hospital Comarcal Santiago Apóstol en al menos una planta para garantizar los espacios y recursos necesarios a la cartera de servicios actuales y futuros.
4.- Convocatoria del Consejo Local de Salud para junto con profesionales, agentes sociales, sindicales y políticos analizar la situación y consensuar las propuestas necesarias para mejorar la sanidad pública de nuestros vecinos y vecinas.

Sobre Izquierda Unida Miranda de Ebro

Web oficial de la agrupacion local de IU Miranda de Ebro, por una alternativa que supere el régimen del 78.
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario